"El papel va a ser tu buque insignia y el digital va a ser tu prêt-à-porter"

Hace unos días fue lanzado Innovation in Magazine Media 2018-2019 World Report y Juan Señor, uno de sus editores, conversó con Valida para comentar algunos de los desafíos y prácticas que propone la investigación hecha para fomentar la sostenibilidad de la industria de las revistas, donde digital e impreso son un complemento.

"La revista tiene que ser un producto de altísima calidad, que tenga menos circulación y que cobres más. Pero esto siempre que en digital seas capaz de cobrar. Si no, apaga y cierra". Así de tajante es la afirmación que hace a Valida Juan Señor, editor del recientemente lanzado Innovation in Magazine Media 2018-2019 World Report.

Y es que este informe anual, realizado por Innovation Media Consulting (IMC) para la red global de medios FIPP, y que se publica hace ocho años, expone una serie de propuestas e innovaciones para la industria de las revistas con el objetivo de alcanzar un futuro sostenible. Todo en base a una investigación realizada durante los últimos 12 meses.

Dividido en seis capítulos, el reporte aborda diversos ejes relativos a la industria, como financiamiento, formas de narrar contenidos en plataformas digitales, innovaciones en formatos impresos, últimas innovaciones tecnológicas, entre otros.

En ese sentido, una de las premisas que defiende es que, para que la industria sobreviva en el tiempo, es necesario migrar desde el modelo de ingresos tradicional, por publicidad, a uno donde el foco esté en la audiencia. "Si no volvemos a un equilibrio donde un lector en digital está pagando por leer, entonces, no hay futuro. Se va a pagar de dos maneras, con datos y con dólares", sostiene Juan Señor, experto en consultoría de medios.

Y hay marcas que ya han logrado lo anterior con éxito. De hecho la revista New Yorker percibe el 65% de sus ingresos desde sus lectores y algunos ejecutivos ya han afirmado que para 2023 podrán doblar el número de suscriptores.

Ante esto, es fundamental que las marcas de revistas ofrezcan contenido de alta calidad. Es por ello que la investigación destaca una serie de narrativas digitales, como formatos de audio, multimedia storytelling o live streamed video. "Con tiempo limitado, [los lectores] solo elegirán los sitios que utilicen las herramientas de narración más gratificantes, únicas, atractivas, entretenidas, eficientes, informativas y convenientes en las plataformas que prefieran", señala el documento.

"Digital es periodismo que puedes leer, escuchar, tocar y ver. Es muy sensorial", afirma Señor y por eso cree que el principal desafío que tienen hoy los sitios web de revistas es ofrecer contenidos creativos que, además, sean distintos a los del papel y no se haga un copy paste de lo mismo que aparece en el impreso. Para el experto esto es un sin sentido.

 

De forma paralela, el reporte aborda seis tendencias tecnológicas que serán parte de un futuro, no tan lejano para los medios y que, dependiendo de sus objetivos, podrán utilizarlas para acercarse a los lectores. Algunas son la búsqueda visual, los dispositivos activados por voz o los chatbots. De hecho, éstos últimos ya han sido utilizados por medios como Wall Street Journal que los han incorporado en su estrategia digital para entregar contenidos de manera más personalizada.

Sin embargo, a pesar de la importancia de atraer a los lectores para que paguen en sus pantallas, Juan sostiene que el valor de las marcas va a estar siempre en el papel. "El papel es eterno, se va a disminuir la circulación de manera muy grande, para todo tipo de revistas, pero no hay un precipicio al que te vas a caer", asegura y agrega: "Por eso en el libro hablamos de transformar el impreso en un producto de lujo, premium, por el cual tienes que cobrar hasta cinco veces más".

De esta forma, ambos formatos deberán ser vistos siempre como un complemento. "Uno tiene que dejar de pensar que papel y digital es una dicotomía, son complementarios. El papel va a ser tu buque insignia y el digital va a ser tu Prêt-à-porter", reafirma Juan y además explica que en un mundo donde todo funciona a través de pantallas, lo impreso desconecta y es finito, no inabordable como la gran cantidad de datos que hay en Internet. "En digital no hay comienzo ni fin, eso no tiene una satisfacción humana. El ser humano tiene una satisfacción en un producto informativo que tenga un comienzo y un fin", concluye.

Compartir