A la conquista de los suscriptores del futuro

A la conquista de los suscriptores del futuro

Marcas como The Financial Times, Die Zeit y New York Times han adoptado diversas estrategias para llegar a una audiencia más joven, potenciales suscriptores que, de acuerdo a algunos estudios, estarán dispuestos a pagar por las noticias en el futuro.

A fines de enero de 2018 The Financial Times anunció una ampliación del acceso gratuito a sus artículos digitales, para escuelas de todo el mundo con el objetivo de entregar a estudiantes, de 16 a 19 años, información que pueda ayudarlos a estar mejor preparados para la universidad y el trabajo.

"Si los estudiantes se familiarizan con el Financial Times mientras estudian y piensan sobre sus elecciones de vida, es más probable que también lo lean más adelante", explica a Valida Caspar de Bono, el B2B Managing Director del periódico británico.

Así, además de poder acceder gratuitamente a los contenidos digitales de Financial Times, los estudiantes que previamente estén registrados, a través de sus colegios, también recibirán un newsletter semanal con contenido especialmente seleccionado, relevante para su plan de estudios, en el que se incluyen notas, videos y podcasts.

"Al dar acceso a los estudiantes al Financial Times, pueden crecer en su conocimiento del mundo en el que pronto estarán trabajando y saber que pueden recurrir al periódico para obtener un periodismo de calidad para ayudar en sus respectivos campos de trabajo", asegura de Bono.

Esta estrategia ya había sido probada por el periódico en 2017 pero solo para estudiantes de Gran Bretaña logrando que más de 16.000 estudiantes y profesores de casi 1.500 colegios hayan accedido a los contenidos. Recientemente con la ampliación a nivel mundial, ya se han registrado establecimientos de 70 países.

En esa misma línea, otros reconocidos medios de comunicación también han volcado sus estrategias de contenidos y comerciales a captar futuros suscriptores, como es el caso de The New York Times que ya en 2016 lanzó The Edit, un newsletter exclusivo para estudiantes universitarios para convertirlos en posibles suscriptores a futuro.

De esta forma, los jóvenes reciben un newsletter con noticias organizadas por académicos, artículos más populares en redes sociales y consejos de expertos que puedan ayudarlos al comienzo de su llegada al ámbito profesional. "Nuestro objetivo principal es que la gente piense en The New York Times como una parte importante de su vida cotidiana", afirma Lidia Polgreen, directora del medio.

También destaca el caso de Die Zeit, el reconocido semanario alemán que ya lleva 20 años con su versión Zeit Online, una plataforma digital con un público cautivo de 29 años o menos, y ha hecho diversos para mantener cautiva a su audiencia.

Así, por ejemplo, realizado dos festivales de ideas para jóvenes de 20 a 30 años y Zeit Campus, una revista online que da orientación a aquellos que ingresan a la universidad. "No nos está yendo tan mal para atraer lectores jóvenes a la marca, y afortunadamente podemos comercializarla junto con nuestros productos durante todo su ciclo de vida", ha afirmado Christian Röpke, CEO de Zeit Online en una presentación en el the WAN-IFRA Digital Media Europe Conference en Copenhagen.

Todas estas estrategias tienen cabida y son reforzadas de acuerdo a lo que publica "Paying for news", una investigación presentada en 2017, realizada a partir de una iniciativa del American Press Institute y de la Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research donde se plantea que "el futuro del periodismo dependerá cada vez más de que los consumidores paguen por las noticias directamente".

En ese sentido, este estudio sostiene que contrariamente a lo que se piensa, los jóvenes sí pagan por información de Internet. De hecho, de acuerdo a la investigación, el 37% de los adultos de entre 18 y 34 años se suscriben a las noticias. "Las generaciones más jóvenes pagarán por las noticias, pero los editores deben comprender que estas relaciones comienzan a través de las referencias de amigos y las redes sociales y se fortalecen a través de la participación y la interacción frecuentes", concluye la investigación.

Compartir