The New York Times simplifica aún más su página de noticias

The New York Times simplifica aún más su página de noticias

El Times presentó un nuevo diseño para mejorar la experiencia de usuario, optimizar la publicidad y alentar las suscripciones. Sin embargo, esta fórmula no sería replicable en cualquier otro medio, ya que el diseño debe responder a las características de cada público, según explicó Gustavo Lo Valvo, director para Sudamérica de la SND, en conversación con VALIDA Chile.

La página web del New York Times (NYT) presentó un nuevo diseño, con una sola columna que deja la noticia al frente y al centro, alejándose de la tradicional plantilla que muestra un carril derecho con anuncios publicitarios, haciendo que el usuario dirija toda su atención al contenido.

Con el nuevo formato, la publicidad se ofrece en la única columna existente y mediante formatos responsive que se adaptan al tamaño de cada pantalla, creando una experiencia integrada de lectura y publicidad, construida alrededor de las unidades de visualización FlexFrame, según explica Digiday.com. Lo interesante, como consigna el sitio especializado en innovación digital, es que los anuncios en la nueva página están logrando el doble de la tasa de clics, en comparación al diseño antiguo, con estudios iniciales que muestran un mayor recuerdo de la marca y pruebas de seguimiento ocular en donde los usuarios prestaron cuatro veces más atención a los anuncios.
"Hoy existe menos distracción en la página, y esa era parte de la filosofía: ser más intencional sobre lo que le estás ofreciendo a los usuarios. Ahora tenemos un único artículo receptivo tanto para dispositivos móviles como para computadoras de escritorio en la web", dijo Allison Murphy, vicepresidenta de Innovación Publicitaria del NYT, en The Times Open Blog.

 

El diseño óptimo no existe

 

A pesar de los buenos resultados que ha tenido el Times, simplificar el diseño no sería una alternativa para replicar en cualquier página de noticias. Hay aspectos más generales que se deben considerar, según explicó Gustavo Lo Valvo, director para Sudamérica de la Society for News Design (SND), en conversación con VALIDA Chile: "En diseño no existe una fórmula óptima. La única solución posible es lo que se hace a medida. Si quisiéramos usar ese mismo diseño del Times en El Mercurio o El Clarín, no funcionaría, porque los lectores de cada lugar consumen los medios de forma distinta, lo que modifica radicalmente la fórmula de diseño, el que debe ser único e irrepetible".

El periodista, con más de 20 años de experiencia como director de Arte del diario El Clarín de Buenos Aires, escogió a The Guardian, The New York Times y El Clarín, como ejemplos de páginas de noticias eficientes en términos de diseño. "Pero cada una presenta soluciones muy particulares, con una experiencia de usuario que ha sabido escuchar a su público y la forma en que leen. De lo contrario, se tiende a la homogeneización, en donde todo el mundo corre detrás de algo que a un medio le resultó, como este caso del NYT, pensando que esa es la fórmula. Pero eso no ayuda. Las recetas y el paso a paso, no están funcionando bien, si no que están generando que todo sea igual".

Para Gustavo Lo Valvo, internet ha perdido creatividad y originalidad: "Estamos amarrados al reino de la plantilla y el template, haciendo de todo lo digital un mundo bastante pobre en cuanto a diseño, con pocas cosas interesantes. Faltan estudios en la materia y análisis propios de cada medio".


En el pasado, un mensaje de solicitud de suscripción del NYT se superponía en la parte superior de una página, pero ahora el mensaje se integró en el diseño de ella, por lo que se carga al mismo tiempo y coincide con el estilo del resto del sitio. Todo lo anterior se desarrolló a partir de un análisis realizado por el equipo de data del Times, con información que ayudó a decidir dónde y con qué frecuencia mostrar los anuncios y los mensajes de suscripción, según informó el blog del NYT. En sintonía con lo planteado por Gustavo Lo Valvo, hubo un trabajo de estudio de la audiencia, atendiendo las características propias de los lectores del New York Times.

Compartir